Blog

Leer es divertido

leer es divertido

Hoy celebramos el Día del libro y nos sumamos a esta celebración porque leer es un placer y así debemos transmitirlo a niños y niñas. Leer mientras juegan o jugar mientras leen, ésa es la idea.

Si tú te diviertes leyendo, tus hijas e hijos también lo harán por imitación pero, para eso, tienen que ver libros en casa, tienen que verte consultarlos, leerlos y tratarlos bien, tienen que pasar tiempo leyendo con personas adultas que les hagan divertida esta actividad desde el inicio de su vida.

Así el amor por la lectura se despertará en tus peques.

Leer es divertido

¿Por dónde empezar? ¿Qué tal con sus películas favoritas? Igual que les regalamos figuras, disfraces o cualquier otro juguete con Peppa Pig, Frozen o la Patrulla Canina, también podemos regalarles libros con los personajes de sus series o películas favoritas. Así llamaremos su atención.

Los cuadernos de pintar o de pegatinas son un buen principio para que niños y niñas expliquen por sí mismas los momentos de la película, a partir de los dibujos primero y con los textos que aparecen más adelante, cuando ya sepan leer.

leer es divertido

Para empezar con los más pequeños, los elementos interactivos de los libros son un plus: texturas, piezas móviles o sonidos grabados les harán pasar más tiempo con el libro, y aumentarán su interés por ellos.

Reforzar la importancia de la hora del cuento antes de dormir también hará que se valore ese momento del día compartido con papá o mamá, y convierta los momentos de lectura en especiales.

Haz que en casa haya libros de distintas temáticas para que puedan encontrar aquello que les interesa. Que vean libros, que los tengan a su alcance, que puedan cogerlos cuando quieran. No todo es cuestión de dinero, ¡existen las bibliotecas y también pueden intercambiarlos con familiares y amistades!

Una apuesta casi infalible son los libros con humor, que en realidad son la gran mayoría de los cuentos infantiles. La idea es que sonrían, que se diviertan y que al llegar al final quieran volver a empezar.

A la hora del cuento, deja que sea cada niña o niño quien elija la lectura que le apetece. Queremos que leer sea divertido, un placer, así que nada de obligación. Es muy posible que escojan exactamente el mismo libro que el día anterior, ¡pues adelante!

leer es divertido

Niños y niñas se sienten atraídos por la previsibilidad de saber qué pasará, por eso les gustan los refranes, los canciones o los poemas… Con este tipo de libros reforzarás su memoria y su expresión oral, ya que poco a poco le sorprenderás repitiendo esas rimas o canciones. También les gusta ver la misma peli o leer el mismo libro una y otra vez.

Trata de ponerle a la lectura la misma emoción que el primer día… aunque sabemos que cuesta a veces. Esto implica cambiar las voces según los personajes, ponerte de pie y gesticular, improvisar elementos para interpretar con la esquina de la sábana… ¡Imaginación al poder!

E incluso se puede probar a que sean ellos y ellas quienes nos cuenten la historia, con sus palabras, ya que a fuerza de oírlo han integrado la historia y animarles a que nos la expliquen –si les apetece– ayudará a su expresión verbal.

leer es divertido

Imagen de Beatriz Millán.

A partir de los 4 años es muy probable que reconozcan las letras y las vinculen con las palabras que pronuncias. Seguir el ritmo de la lectura con el dedo bajo cada frase que leas les ayudará a relacionarlas.

Convertir el libro (el objeto en sí) en un elemento valioso depende de cómo se lo presentes a tus hijos e hijas. Cógelo con cuidado, presta atención a la portada, al título, al nombre del autor o autora y de quien haya hecho las ilustraciones, pasa luego a las guardas interiores que suelen estar también ilustradas.

Si ya lo habéis leído, haz preguntas sobre la historia para ejercitar la memoria y la recuperación de información. Si es la primera vez, probad a imaginar de qué trata o qué ocurrirá a continuación. Que no se trate simplemente de pasar las hojas rápido sino de disfrutar realmente de todo lo que el libro ofrece.

leer es divertido

También es importante atender las preguntas que las niñas o niños nos hagan mientras leemos, aunque no terminemos el cuento. Queremos que se sientan escuchados, que expresen sus dudas y sus emociones… éste puede ser un buen momento.

Una buena idea para animarles a hablar de sí mismos/as puede ser hacer preguntas que relacionen la historia del libro con la vida de los niños y niñas, con su realidad y la de sus amistades.

 

Los libros forman parte de la vida infantil y la amplían hasta el infinito. ¡Feliz lectura!

No Comments Yet


Leave a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *