Juego y escuela

Juego y escuela

Jugar siempre es positivo, es una necesidad en la vida de todo ser humano, es la actividad principal en la infancia, imprescindible para el desarrollo del niño. Todo el mundo recuerda algún momento emocionante, o recuerda alguna carrera increíble, o risas imposibles de parar. Siempre son recuerdos que nos hacen sonreír. Como todos sabemos, el juego tiene grandes beneficios, se hacen amigos mientras juegan, potencian su imaginación, hacen deporte, o son capaces de ser Superman, una princesa, o una mamá trabajadora jefa de una empresa. El juego siempre es positivo, tanto para adultos como para niños. A través del juego se van “formando” y desarrollando las capacidades psíquicas y físicas que se ven comprometidas durante la actividad lúdica.

Desde el punto de vista físico, podemos decir que a través del juego conocen mejor su cuerpo, aprenden a controlar el equilibrio, el esfuerzo, la fuerza, mejoran el desarrollo de los sentidos. Desde el punto de vista mental, podemos decir que el juego potencia su creatividad e imaginación, favorece el lenguaje y la capacidad para razonar y reflexionar, y saber lo que está bien o no, cuando alguien no cumple las reglas, o “hace trampa”. Desde la perspectiva afectiva, el juego estimula la satisfacción, ya que es una actividad placentera para los niños. Finalmente, desde la perspectiva social, el juego es un instrumento de socialización (ya que para jugar necesitan hablar y compartir).

No hay duda que el juego es fundamental en todas las etapas de la vida, pero principalmente en la infancia. Y viendo todos los aspectos positivos, tanto físicos como mentales, se pueden potenciar estos beneficios todavía más, a través del juego en la escuela.

¿POR QUÉ ES BUENO JUGAR EN LA ESCUELA?

Porque se relacionan de forma distinta con sus compañeros de clase y amigos.

Porque hacen ejercicio físico y mental.

Porque están con un adulto, y en clase con el profesor, y puede ser una experiencia motivadora y gratificante.

Porque pueden jugar a nuevos juegos (creados y/o adaptados por los profesores).

Porque pueden explorar con materiales que, seguramente, no suelen tener en casa (pinturas, arcilla, maquillajes, etc.).

Porque el juego facilita el aprendizaje y muchos juguetes pueden ser excelentes recursos didácticos.

Porque lo que aprendemos jugando no se olvida. Al ser aprendizajes activos y vivenciales perduran en el tiempo, convirtiéndose en aprendizajes significativos.

Por el mero hecho de jugar, que siempre es una experiencia gratificante.

¿QUÉ DICE LA LOE AL RESPECTO?

La legislación educativa actual contempla el juego como una necesidad básica de la infancia y, concretamente, en la etapa de la Educación Infantil, el juego es considerado un recurso idóneo para utilizarlo en la escuela, debido a su carácter motivador, mostrando contenidos de forma global y por ser el enlace de aprendizajes significativos.

La Ley Orgánica de Educación (LOE) vuelve a los planteamientos que hizo la LOGSE en su momento, recuperando el carácter lúdico de la primera etapa en cuanto a la metodología de intervención en Educación Infantil: “Los métodos de trabajo en ambos ciclos se basarán en las experiencias, actividades y el juego y se aplicarán en un ambiente de afecto y confianza, para potenciar la autoestima e integración social”. (Art. 14.6). En cuanto a la Educación Primaria (Real Decreto 1513/2006), el juego queda englobado en el Área de Educación Física, está presente en los objetivos y existe un bloque de contenido referido a los juegos.

Como podemos ver, desde la legislación se indica la necesidad y el interés por introducir en el aula una gama variada y estimulante de objetos, juguetes y materiales que proporcionen múltiples oportunidades lúdicas y de manipulación.

JUGAR CON LOS DEMÁS

Todos los expertos están de acuerdo con la afirmación que el juego compartido potencia las redes sociales entre los niños. Cuando juegan, establecen sus reglas, se comunican, despuntan los rasgos de personalidad de cada niño, muestran responsabilidad (por ejemplo, el “ahora me toca a mi”). Durante el juego, el niño está en contacto con sus “iguales”, sus compañeros de clase, vecinos, o amigos del barrio, y esta situación le ayuda a conocer a las personas que le rodean, y las diferencias entre los mismos, aprendiendo a resolver situaciones conflictivas.

Tanto en el juego cooperativo, como en el competitivo (bien usado) los alumnos pueden aprender aspectos del funcionamiento y desarrollo de la sociedad actual.

Piaget ya escribió en 1932 que “si se quiere comprender algo sobre la moral infantil hay que comprender cómo funcionan las reglas de los juegos”. Estas palabras son un claro reflejo del papel del juego en la creación de las redes sociales.

¿JUGAR EN EL PATIO O EN CLASE?

Jugar, tanto en el patio como en clase es siempre positivo. Pero la actividad se puede adaptar al contexto y al ambiente de juego. El juego en el patio consistirá en actividades lúdicas más cercanas a actividades físicas, ya que se puede aprovechar el espacio disponible (normalmente suele ser más grande y espacioso que una clase o aula). El juego en clase será más próximo a actividades relacionadas con las materias o conocimientos que quiera el profesor en ese momento desarrollar. O también pueden estar relacionadas con actividades más tranquilas que las físicas.

De todas formas, existen dos formas de juego, el juego libre o espontáneo y el juego dirigido. Tanto si juegan en el patio como en el aula el profesor o educador puede elegir si proponer un juego libre o proponer un juego dirigido. El juego dirigido normalmente es en el que el profesor o educador tiene un papel relevante y suele conducir (planificando las actividades) el ritmo del juego. El juego libre o espontáneo, es aquel donde el niño decide el juego y con quien jugar. Durante el juego espontáneo se da la condición idónea donde poder vivir experiencias sociales desde la autonomía y la libertad.

Tanto el juego dirigido como el espontáneo deben tener cabida en el mundo escolar.

¿USAMOS UN JUGUETE?

El escoger un juguete u objeto que ayude a potenciar la actividad lúdica puede ser algo positivo según el momento. El juguete normalmente despierta la fantasía de los jugadores, y puede llegar a ser un elemento central de socialización. Es un medio de experimentación y creatividad, y por ello, un elemento central en el proceso educativo. ¿Cuál elegir? Simplemente elegir el adecuado al momento, y sobre todo debe ser acorde a la edad del niño (y a sus necesidades y capacidades).

Todos sabemos que hay algunos juguetes con los que se puede aprender o repasar conocimientos escolares. Incluso hay juegos específicamente diseñados para reforzar contenidos concretos, como por ejemplo determinadas lotos o memos, juegos de preguntas y respuestas, dominós de fracciones o de formas geométricas, juegos de letras o de vocabulario, etc. Pero hay otros juguetes que no parecen ajustarse tanto a este contexto y son también tremendamente útiles y apropiados para repasar y asimilar muchos de los contenidos escolares.

Tanto el juguete convencional como el didáctico, con un buen uso, se puede utilizar como recurso para el aprendizaje en el contexto escolar.

EL PAPEL DEL PROFESOR O EDUCADOR

La función del adulto como animador del juego puede ser doble, en unos momentos puede plantear propuestas de juego, y en otros convertirse en un organizador del entorno que facilite el juego libre.

Principalmente debe crear un ambiente que permita:

  • Explorar
  • Manipular
  • Tantear
  • Investigar
  • Descubrir
  • Divertirse

El educador, para poder realizar una situación de juego, debe tener en cuenta las siguientes variables:

  • La edad del niño
  • El grado de dificultad
  • El tiempo y el espacio disponible
  • Los materiales que van a ser usados
  • Necesidades personales (de los niños)
  • Formas de motivar

¿QUÉ HAS HECHO HOY EN EL COLE? ¡JUGAR!

Muchas veces, cuando los niños llegan a casa y dicen que han estado jugando en clase, los padres tendemos a pensar o tenemos la impresión de que han perdido el tiempo o quizás que el profesor no ha preparado bien sus clases. Pero estos comentarios no deben causarnos malestar sino satisfacción, puesto que el juego puede llegar a ser uno de los mejores recursos para educar durante la infancia.

Debemos ser conscientes de que a través del juego se pueden aprender de forma sencilla y divertida muchos conceptos (colores, formas, palabras, etc.) y los alumnos no se dan cuenta de ello. Los niños se quedan con la buena sensación de haber estado jugando, y los profesores se van satisfechos a casa porque sus alumnos han aprendido sin a penas ser conscientes de que lo han hecho.

¿SE UTILIZA EL JUEGO EN LAS AULAS COMO RECURSO?

Como hemos visto en el punto anterior, en la etapa de Educación Infantil es más corriente que se utilice el juego como un recurso didáctico (por ejemplo, los rincones de juego). Pero en etapas superiores suele ser más complicado poder utilizar este recurso de manera sencilla y con sensación de utilidad. Sin embargo, hay situaciones escolares en todas las etapas, en las que usar el juego como recursos para aprender puede ser eficaz y motivante para los alumnos. Por ejemplo, a la hora del aprendizaje de competencias sociales y ciudadanas, los juegos de rol pueden ser una buena forma de ver las cosas desde otro punto de vista; también existen muchos juegos que ayudan a asimilar contenidos matemáticos, o los vehículos pueden servir para estudiar el rozamiento, las pelotas para estudiar la fuerza de la gravedad, etc.

El juego es un recurso muy poco aprovechado en la escuela, y por ello animamos a los profesores a que intenten implementar actividades lúdicas en sus clases, que sin lugar a dudas vivirán una experiencia positiva. Y además, animamos a las empresas jugueteras a crear más y mejores recursos lúdicos adecuados para su uso en el contexto escolar.

Juguetes para la escuela

La legislación educativa actual identifica el juego como una necesidad básica de la infancia.

Según la LOGSE: “la metodología educativa se basará en las experiencias, las actividades y el juego, en un ambiente de afecto y confianza”. El juego es considerado un recurso idóneo para utilizar en la escuela por su carácter motivador, globalizador de contenidos y por ser mediador de aprendizajes significativos.

Todos sabemos que hay algunos juguetes con los que se pueden aprender o repasar conocimientos escolares. Incluso hay juegos específicamente diseñados para reforzar contenidos concretos, como por ejemplo determinadas lotos o memos, juegos de preguntas y respuestas, dominós de fracciones o de formas geométricas, juegos de letras y de vocabulario, etc. Pero hay otros muchos juguetes que parecen no ajustarse tanto a este contexto y son también tremendamente útiles y apropiados para repasar y asimilar muchos de los contenidos marcados por la LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo).

Para clarificar y demostrar la utilidad de los distintos tipos de juguetes en el entorno escolar, se han estudiado desde este punto de vista todos los productos recomendados en esta Guía. Junto a los que se han considerado apropiados para ser usados en el contexto escolar aparece el apartado “Áreas LOGSE”, que contiene información sobre los ejes transversales y áreas temáticas de Educación Infantil y Primaria que se pueden trabajar en el aula con dichos juguete.

Queremos así que los profesores conozcan y utilicen este recurso, que los padres sean conscientes de las posibilidades del juego en este sentido y que los fabricantes de juguetes asuman también estas potencialidades del juego, las puedan considerar en el desarrollo de nuevos juguetes y las sepan comunicar con rigor a sus compradores.

La escuela y el profesorado necesitan recursos didácticos eficaces y motivadores. Se ha demostrado que el juego es un excelente recurso para el aprendizaje, y… ¿qué puede ser más motivador para un niño/a que un juguete?

“UN EJEMPLO, LAS POSIBILIDADES DEL JUEGO DE MUÑECAS EN LA EDUCACIÓN INFANTIL” *

ÁREA DE IDENTIDAD Y AUTONOMÍA PERSONAL

El juego con muñecas y muñecos favorece el conocimiento del propio cuerpo. Permite identificar sus características y ayuda a asimilar el esquema corporal.

Jugando con muñecos de diferente sexo, raza, etc., se estimulará la interiorización de las diferencias y semejanzas con respecto a sí mismo.

Los muñecos con accesorios (pañales, peines…) permiten trabajar hábitos de higiene, control de esfínteres, etc.

Estos juegos estimulan la expresión de sentimientos y emociones.

Vistiendo y desvistiendo a los muñecos se ejercita la coordinación y control de habilidades manipulativas de carácter fino.

Favorece la creación y reproducción de situaciones relacionadas con la alimentación.

ÁREA DEL MEDIO FÍSICO Y SOCIAL

Permite trabajar conceptos relacionados con los primeros grupos sociales (la familia), reproducir roles, acciones, estilos de relación entre personas, etc., interiorizando normas elementales de convivencia y desarrollando el pensamiento social infantil.

Favorece la manipulación de objetos cotidianos para familiarizarse con ellos y adquirir vocabulario nuevo.

ÁREA DE COMUNICACIÓN Y REPRESENTACIÓN

Estimula la expresión verbal, desarrollando el lenguaje y afianzando el vocabulario.

Favorece la comprensión de intenciones comunicativas, la producción de mensajes, la utilización de normas que rigen los intercambios lingüísticos, etc.

* Extracto del texto de TORRES y COSTA, “Selección de juegos y juguetes actuales adecuados para la Educación Infantil”;
II Jornadas Desafíos del Juguete en el Siglo XXI, AEFJ, 2000.

Jugar en la escuela

El juego es una actividad espontánea que influye de forma decisiva en el desarrollo y en el aprendizaje infantil. Como todos sabemos, los niños y niñas juegan libremente desde que nacen y esta actividad natural, espontánea, agradable y divertida para los niños/as, es tan placentera como necesaria. El juego libre es necesario para los niños/as porque les permite elegir sus propias actividades lúdicas y reproducir las acciones y juegos más significativas para ellos.

No obstante, y aprovechando las potencialidades del juego y la alta motivación infantil por este tipo de actividad, los educadores y los adultos en general, podemos diseñar propuestas lúdicas con unos objetivos pedagógicos establecidos. La aplicación de esta idea en el entorno escolar español es lo que vamos a presentar en este breve apartado, y a lo largo de toda esta Guía, al proporcionar la información de cada juguete, en el apartado denominado “Áreas LOGSE”.

La LOGSE (Ley de Ordenación General del Sistema Educativo) es la ley que marca los contenidos y las directrices que rigen la enseñanza en nuestro país.

Hemos analizado todos los juguetes recomendados en la Guía según los contenidos establecidos en esta ley, y para ello hemos considerado los ejes transversales y las áreas temáticas de las Etapas de Educación Infantil y Primaria, desglosando también cuando procede los contenidos y/o conceptos que más directamente se relacionan con cada juguete en concreto.

Hemos realizado esta valoración con objeto de servir como orientación inicial al profesorado, partiendo de la base de que la actuación de estos profesionales en el aula es lo que resulta realmente decisivo para el aprovechamiento de los recursos educativos, sean éstos de carácter lúdico o no.

Lo que hemos pretendido con el estudio de los juguetes desde este punto de vista es aportar nuestro granito de arena y contribuir así a la utilización de los juguetes dentro del ámbito escolar, pues es una cuestión de cuya necesidad estamos plenamente convencidos.

Algunas reflexiones de expertos sobre el tema

“El juego es un instrumento trascendente de aprendizaje, es aprendizaje de y para la vida y por ello un importante instrumento de educación.”
GARAIGORDOBIL, 90

“Es el recurso del maestro cuando no sabe qué hacer, es la herramienta más preciada para el desarrollo físico, cognitivo, afectivo y social de la persona”
MARÍN, 98

· “Mediante el empleo de juegos específicos en la escuela podemos acercar los conceptos escolares a la mentalidad infantil y a su mundo de intereses, al tiempo que creamos en el aula un clima de ilusión y fantasía altamente motivador. Todo ello redundará, en un aprendizaje… más ágil, y agradable – al niño le gusta aprender jugando -, más profundo – se cala más en los temas motivo de estudio- y más duradero, pues todo aprendizaje significativo tiende a perdurar en el tiempo” MARRÓN, 91

“…el juego espontáneo es el escenario privilegiado del aprendizaje infantil; aprender a utilizar esta plataforma puede ser muy interesante para el profesor que se plantee su trabajo como una intervención tendente a potenciar el progreso natural del desarrollo cognitivo, afectivo y socio-emocional de los niños”.
ORTEGA, 90

“Desde la legislación se indica la necesidad y el interés por introducir en el aula una gama variada y estimulante de objetos, juguetes y materiales que proporcionen múltiples oportunidades de manipulación y nuevas adquisiciones. La selección, preparación y disposición del material y su adecuación a los objetivos educativos son elementos esenciales en la escuela”.
TORRES Y COSTA, 00

“En muchas escuelas se utilizan juegos y juguetes como recurso educativo, pero aún no existe, dentro del colectivo de padres, ni siquiera totalmente dentro del de profesores, un reconocimiento hacia este medio ni un uso generalizado del mismo”.
ROMERO, 99

 

Añadir Comentario

Your email address will not be published. Required fields are marked *