Juego y hábitos

Juego y hábitos

Y ahora, ¿quién recoge los juguetes?

A los niños/niñas les encanta estar rodeados de juguetes porque, sobre todo cuando son pequeños, cambian constantemente de tipo de juego. Cuando llega el momento de recoger es cuando surgen los problemas.

Esta actividad debemos trabajarla como un hábito, de forma rutinaria y repetitiva; desde pequeños, y siempre que podamos, debería formar parte del juego.

Lo primero que debemos hacer es asignar un lugar para ordenar cada uno de los juguetes.

Cuando llega un juguete nuevo a casa hay que buscar junto con el niñ@ cuál va a ser su sitio. Es importante que sepa dónde debe guardar cada uno de sus juguetes o dónde buscarlos cuando quiera jugar con ellos:

Para ello, buscaremos un lugar que esté a su altura y pueda acceder con facilidad.

Lo más idóneo es adoptar criterios lógicos. Por ejemplo, la muñeca se coloca dentro de su cuna, los coches en el parking, etc.

También podemos utilizar cajas que el niñ@ puede decorar con dibujos de los juguetes que contienen (coches, muñecas, construcciones, peluches).

Es importante que participéis activamente recogiendo con ellos mientras dure el aprendizaje de este hábito, ya que los niños/niñas aprenden fundamentalmente por imitación.

Recuerda que, salvo excepciones, son ellos los que deben recoger.

Jugamos en la cocina

Los hábitos alimenticios de nuestra sociedad están cambiando, cada vez más niños/niñas comen (incluso desayunan) en el colegio, los productos están más preparados y hay una fuerte influencia social por la comida rápida que muchas veces se presenta como una comida familiar durante el fin de semana.

En general, pasamos poco tiempo elaborando recetas caseras y recuperando aspectos culturales tradicionales.

Muchos niños/niñas muestran rechazo a determinados alimentos, de igual manera que cuando viajamos a un país extranjero no nos puede gustar su gastronomía porque no “la conocemos”.

Proponemos una receta sencilla para hacer hamburguesas vegetales.

Es recomendable que se elijan diferentes verduras, pero es importante que se supervise en todo momento la implicación del niñ@ en la realización de la receta y en función de su edad ofrecerle tareas más o menos complejas pero que siempre sean seguras.

Una vez cortada la verdura, mezclar con la carne picada, los trozos de pistacho y cocinar.

Ingredientes:

  • Verduras variadas
  • Carne picada
  • Pistachos
  • Sal

Para acompañar:

  • Queso
  • Lechuga
  • Tomate en rodajas
  • Pan de hamburguesa

Jugar a cocinar es una manera de conocer cómo son realmente los alimentos y les ayuda a que su alimentación sea más variada y sana.

El juego y la obesidad infantil

juegos-obesidad-infantil-1.jpg
juegos-obesidad-infantil-2.jpg
juegos-obesidad-infantil-3.jpg
juegos-obesidad-infantil-4.jpg

¡Es hora de dormir! Poco a poco, ha de lograrlo solo

En general, determinados juguetes como muñecos, mantitas u otros objetos pueden ayudar a que el niñ@ concilie el sueño. También son muy útiles para que pueda encontrar un objeto conocido si se despierta en mitad de la noche.

No existe una receta mágica para enseñar a dormir y, además, cada niñ@ es diferente. No obstante, conviene saber que dormir es una conducta aprendida, un hábito que el niñ@ tiene que adquirir, al igual que aprende a vestirse o a comer.

A la hora de dormir es importante enseñar al niñ@ a repetir siempre una misma rutina; por ejemplo, antes de acostarlo podemos bañarlo, darle masajes o susurrarle canciones de cuna mientras le ponemos el pijama. Él aprenderá que después de eso toca dormirse.

Podemos proporcionarle en este momento juguetes u otros estímulos que puedan reconfortarle si se despierta, pero nunca otros que dependan de nosotros. Si se duerme mientras lo mecemos, lo acariciamos, etc., esperará encontrar esta misma situación cuando despierte y, si no la tiene, probablemente llorará hasta conseguirlo.

Lo que no debemos hacer para dormirlo:

  • Cantarle
  • Mecerlo en la cuna
  • Mecerlo en brazos
  • Darle la mano
  • Pasearlo en cochecito
  • Darle una vuelta en el coche
  • Tocarlo o dejar que nos toque el cabello
  • Darle palmaditas o acariciarlo
  • Darle un biberón o amamantarlo
  • Ponerlo en nuestra cama
  • Dejarle trotar hasta que caiga rendido
  • Darle agua

(Eduard Estivil y Silvia Béjar, 2000)

Algunos juguetes pueden darle seguridad y hacerle compañía a la hora de dormir.

ARTÍCULOS RELACIONADOS

  1. Nuevas formas de jugar. Antes y ahora. Guiaaiju

Añadir Comentario

Tu correo no será publicando. Campos requeridos *

Responsable del tratamiento: ASOCIACIÓN DE INVESTIGACIÓ DE LA INDUSTRIA DEL JUGUETE, CONEXAS Y AFINES
Finalidad en el tratamiento de los datos: Identificació de los comentarios en las publicaciones del blog
Legitimació en el tratamiento de sus datos: Consentimiento del interesado Destinatarios: No se cederá datos, salvo obligació legal
Derechos de los interesados: Podrá ejercitar sus derechos sobre protecció de datos por correo electrónico en recomendamos rgpd@aiju.es. Puede consultar má informació acerca de la polí de privacidad aquí
He leído y acepto la política de privacidad